Lucía, la pediatra voluntaria que atiende en nuestros Centros

Lucia

“El 5 de diciembre conocí a Huguito en el Centro de Haciendo Camino en la localidad de Pampa de los Guanacos. Apenas llegué me dijeron que un nene de 7 años necesitaba la revisión urgente porque había dejado de caminar, sin explicación.
Entró por la puerta con una silla de ruedas acompañado por su mamá, Alicia. Ella me contó que, cuando comenzaron los síntomas, estuvo unos días internado pero no le pudieron hicieron un diagnóstico y le dieron el alta, aunque no pudiera caminar.
Casi un mes atrás se había caído de la bicicleta, y hacía dos días que presentaba registros de fiebre muy altos.
Desde un principio pude ver la impotencia funcional de los miembros inferiores. El examen físico no fue normal, Huguito no podía caminar y casi no lograba sentarse solo. La mamá me mostró un laboratorio, que tampoco era normal y me contó todo lo que venía pasando en estos días. Claramente había que estudiarlo, internarlo en un lugar con algunos recursos que ahí no tenían.
Me acerqué al médico que estaba de guardia y le expliqué que yo, como pediatra, tenía que internarlo, no había opciones.
Hasta el momento a Huguito solo lo habían revisado médicos clínicos. Gracias a mi recomendación, pidieron la derivación y Huguito llegó a la siguiente mañana al CEPSI en la ciudad de Santiago del Estero.
Allí estuvo internado 22 días, se le hizo una Resonancia Magnética, y lo operaron 14 días después de que yo lo conociera. Allí encontraron una lesión cerca de la columna, creen a partir de esa caída de la bicicleta. A los pocos días le dieron el alta, con indicación de rehabilitación en kinesiología y nuevos controles en el hospital.

En Pampa de los Guanacos no hay pediatras. El hospital funciona gracias al esfuerzo de los médicos locales, que hacen lo que pueden con las circunstancias que les tocan.

“Hoy Huguito está en perfecto estado de salud y tiene la suerte de haberse cruzado con Haciendo Camino. Yo deseo que todos los días un pediatra elija estar en esos lugares alejados para poder detectar estas cosas a tiempo y acompañarlos”, sostiene Lucía.