VI Comida Anual de Haciendo Camino

Foto comida para blog

Haciendo Camino realizó su VI Comida Anual a Beneficio: “Que eso que nos conmueve nos mueva”, el pasado 21 de octubre en La Rural, con la participación de más de 760 personas, entre las que se encontraron importantes empresarios y diversas personalidades.El evento estuvo conducido nuevamente por Flavia Palmiero y Horacio Cabak.

La cena se desarrolló bajo el concepto “Que eso que nos conmueve nos mueva”, para conocer más de cerca el trabajo de Haciendo Camino; disfrutar de una noche con amigos y ayudar a que más chicos y familias puedan tener un futuro con mejores oportunidades. Una velada destinada a los beneficiarios que Haciendo Camino tiene en sus ochoCentros de Prevención de la Desnutrición Infantil y Promoción Humana en la provincia de Santiago del Estero.

Se sortearon importantes regalos como viajes a Playa del Carmen, Río de Janeiro y Bariloche, un potrillo, un microondas, entre otros. Las madres del Programa Oficios, además, tejieron más de 200 animalitos para vender durante la noche; ¡se agotaron! La Fundación Renault realizó la donación de una ambulancia para los centros.

Durante la noche, se estrenó el nuevo video institucional de Haciendo Camino y se dio a conocer el trabajo que la asociación realiza en el Norte argentino. El nuevo video institucional fue producido con el objetivo de contar los sueños y motivaciones de los beneficiarios y de quienes forman parte de Haciendo Camino.

Catalina Hornos, Presidente y fundadora de la ONG, estuvo presente y brindó unas sentidas palabras manifestando su orgullo por el enorme crecimiento que atravesó Haciendo Camino el último año, comentando que este año se inauguró el octavo centro para prevenir la desnutrición. Además Catalina llamó a evitar las divisiones y asumir la responsabilidad de trabajar por los demás aunque no seamos directamente responsables.Aseguró que tenemos las herramientas para cambiar la realidad de muchas personas en la Argentina.

En esta comida participaron 42 empresas, 760 personas y 75 voluntarios que colaboraron para la recepción de los invitados, como anfitriones de las mesas, en el ofrecimiento de bonos, la organización y demás tareas que hicieron posible un gran evento.

La noche dejó 221 nuevos padrinos, y una recaudación que superó las expectativas, ¡más de 2 millones de pesos!