Haciendo Camino tuvo su fiesta del año

“¿Querés ser mi padrino?”, fue la frase que, junto a los colores rojo y blanco, vistió La Rural en la Tercera Comida Anual a Beneficio de Haciendo Camino, el pasado 2 de octubre. Conducida por Flavia Palmiero, se trató de una noche repleta de emoción y solidaridad en la que más de 600 personas aportaron su granito de arena para que la fundación continúe creciendo.

El evento fue una verdadera fiesta, hubo momentos dedicados a la animación, al sorteo de regalos de empresas y remates interesantes como lo fue un entrenamiento exclusivo con el tenista Juan Martín Del Potro. Haciendo Camino consiguió más de 140 nuevos padrinos, que se fueron sumando durante toda la noche del martes.

Un clown, un malabarista y una acróbata, entre otros artistas, se reunieron para animar la recepción y entretener a quienes iban llegando. Después de que todos se hayan acomodado en sus mesas, Flavia dio la bienvenda formal y presentó el primer momento emotivo de la noche: el nuevo Video Institucional de la Fundación, en el que se resumieron en poco más de diez minutos todo lo que hacen posible quienes colaboran con HC.

Más tarde, Flavia invitó al escenario a Catalina Hornos, la presidenta de la ONG. Flavia dijo estar muy contenta de apoyar una causa tan importante y aseguró sentirse muy conmovida por la historia personal de Catalina, una de las fundadoras de HC. Por su parte, Catalina hablo sobre la problemática del Interior argentino y contó historias de vida que reflejan que es posible un cambio. “Si todos invirtiéramos el mismo tiempo que usamos para quejarnos en hacer, podríamos cambiar muchísimas cosas”, entonó Catalina desde el escenario y recibió un cálido aplauso, quizás porque muchísima gente entendió lo importante que era su presencia en el lugar y lo mucho que ayudaban.

Durante toda la noche, un equipo de voluntarios recorrió las mesas vendiendo rifas en las que uno podía ganar un premio instantáneo –vinos, cenas, ropa, bouchers, entre cientos de otros- o participar automáticamente por alguno de los premios mayores como estadías en hoteles, un ipod o un televisor LCD.

También estuvo presente el exitoso rematador Juan Antonio Saráchaga, que logró vender un entrenamiento exclusivo con Del Potro, rematado dos veces porque su primer ganador decidió donarlo para que sirva para recaudar nuevamente; y un exquisito cuchillo decorado en plata.

La noche cerró con la postal imperdible de todos los voluntarios y empleados de la ONG, junto a Flavia en el escenario. La foto dio lugar a que se inaugurara la pista de baile y muchos se sumaran a celebrar el éxito de la velada.

Alguien dejó olvidado el programa del evento sobre una mesa, en su contratapa se podía leer la frase que resumía el esfuerzo “gracias por caminar junto a nosotros”.

 

Mirá el álbum de fotos completo.

Comments are closed.