Las bicis que llegan se van entregando

“¿Qué van a decir tus compañeros mañana cuando te vean llegar en bici?”, preguntó Chano, “no lo van a poder creer!”, respondió Chelo. Ambos son primos, y recibieron las primeras dos bicicletas que nos donaron para que no caminen más los 13 kilómetros que separan su casa de la escuela, en la localidad de Campo Tacañita, a 25 km de Añatuya.

También se le entregó una bicileta a Verónica Zarco, que vive a 30 cuadras del Centro de Añatuya en el  barrio Triangulo. Ahora, le será más fácil traer a sus dos hijos al programa nutrición.

 

Comments are closed.